Two Minutes To Midnight

El directo definitivo de los 80. Despu├ęs de eso cualquier hijo de vecino con un poco de sangre en las venas quiso una guitarra para Navidades. El resto del personal se apollardaba escuchando Spandau Ballet